Terminator: Resistencia | Revisión (PS4) | Es el día del juicio otra vez

Quien soy
Alejandra Rangel
@alejandrarangel
Autor y referencias

Terminator es una de las sagas más icónicas de la historia de cine de ciencia ficcion, gracias a una trama que ha sabido fusionar la temática de las máquinas rebeldes con la de los viajes en el tiempo. Desgraciadamente, los videojuegos nunca han conseguido dotar a los aficionados de títulos capaces de evocar la misma atmósfera, perdiéndose en los mismos meandros oscuros en los que han acabado tantos otros empates.

Teyon intenta con su Terminator: resistencia para echar una mano a los videojuegos anteriores, en un intento de salvarlos de la terminación. ¿Cómo resultó? Descúbrelo leyendo nuestra reseña.



 

Terminator: Resistencia | Resistencia y relaciones

El videojuego de Teyon tiene lugar treinta años después de los acontecimientos de Terminator 2: el juicio final. Estamos ríos jacob, somos reclutados por la Resistencia, un grupo armado de sobrevivientes humanos que tiene como objetivo detener las máquinas rebeldes desatadas contra la humanidad por Skynet, la ahora infame red de supercomputadoras que comenzó todo.

La tierra es invadida por Terminators, robots que persiguen los últimos bastiones de la humanidad. Uno de ellos es Jacob, quien terminó en la lista de personas a "terminar" porque se les considera una amenaza para el plan de Skynet. Durante la aventura conoceremos a un personaje misterioso, el extraño, un hombre encapuchado que parece saber mucho más que nosotros sobre la guerra en curso y el futuro de la humanidad.

A partir de aquí, la trama se desarrolla aprovechando los temas de la serie de películas, completa con giros relacionados con futuros posibles e intentos de cambiar eventos a través de viajes en el tiempo. En general, la historia de Terminator: Resistance se deja seguir bastante bien, aunque realmente nunca muestra los músculos, sin embargo, se debe enfatizar que este producto no deja mucho espacio para nuestra voluntad, de hecho la historia sigue pistas predefinidas muy claras que no permiten que el jugador intervenga de manera realmente decisiva.



Hay, de hecho, oportunidades para modificar ligeramente el curso de los acontecimientos, pero se referirán principalmente a la relaciones entre el protagonista y los demás personajes. Lo más interesante de la historia, de hecho, es precisamente la posibilidad de interactuar con otros supervivientes y miembros de la Resistencia variando la opinión que tienen de nosotros y desbloqueando también escenas extra.

No hay la misma profundidad que podríamos encontrar en los RPG, pero en general es un sistema que hace más interesantes las etapas de preparación de las batallas. En Terminator: Resistance no solo hay misiones principales, sino también secundarias, con las que podemos profundizar en la relación con un personaje o aumentar su grado de confianza. La mayoría de las veces implica buscar un objeto en particular y devolvérselo a su dueño, buscar suministros y medicinas, y buscar información sobre personas que se han perdido.

 

¿Rifle sigiloso o de plasma?

La jugabilidad de Terminator: Resistance no es particularmente difícil de describir: ir del punto A al punto B haciendo su camino a través de los robots. Lo hemos simplificado un poco, pero no nos alejamos mucho de la realidad, de hecho, el videojuego de Teyon ofrece misiones poco variadas y con cero pinceladas de genialidad. La mayoría de las veces seremos llamados a acudir a un lugar tripulado por los Terminators para activar algo, tomar un objeto importante para el éxito de la rebelión humana o buscar información útil para destruir Skynet desde dentro para luego volver sobre nuestros pasos y ser literalmente teletransportado al refugio más cercano.


El mapa de la misión parece muy extenso, en realidad solo se necesitan unos pocos metros para darse cuenta de que a menudo el camino es forzado por paredes invisibles y montones de escombros que representan un obstáculo infranqueable. Para salir ilesos, podemos decidir tomar las armas o colarnos tras las líneas enemigas. Aquí debemos abrir un bonito paréntesis: el juego aconseja no enfrentarse al enemigo, ya que las armas convencionales no dañan a los Terminators, pero pronto entraremos en posesión del rifle de plasma lo que, por otro lado, los hace vulnerables… demasiado.


 

En las primeras etapas, el sigilo es necesario y hay que señalar que el personaje, agachado, se mueve con una lentitud extenuante. Cuando desbloqueas el rifle de plasma comienza un juego completamente diferente ya que, aunque siempre es recomendable pasar desapercibido, esto nos facilita mucho la vida. Usar armas de plasma es más divertido y sobre todo más fácil, porque la IA de los enemigos no es especialmente avanzada: simplemente vendrán hacia nosotros sin ningún tipo de animación de guerrilla o, en el límite, desde una simple pelea a puñetazos, convirtiéndose en papilla metálica en unos segundos.

A partir de cierto punto, abandonaremos por completo las armas convencionales y el sigilo para abrirnos paso a la fuerza, el problema es que las fases de disparo en sí no son especialmente emocionantes recreando muy poco los tiroteos que se ven en las películas. Hubiéramos preferido escenas de ciencia ficción más cinematográficas y postapocalípticas, pero nos decepcionó.


 

Hackeo y cerraduras para abrir

La jugabilidad se enriquece con algunas mecánicas no muy detalladas pero que al menos logran variar la estructura del juego. Comencemos diciendo que el personaje puede subir de nivel y obtener puntos de habilidad, estos sirven para aumentar sus habilidades en ciertos talentos, incluyendo la piratería, el robo, o la habilidad con las armas, la fuerza y ​​la capacidad de la mochila.

No todas las cerraduras y dispositivos serán del mismo nivel, por lo tanto tendremos que llevar la habilidad que necesitamos al nivel adecuado. Él robo es tomado incluso por TES V: Skyrim, mientras que piratería es un minijuego bastante caro en el que tendremos que pasar una pelota de izquierda a derecha de un patrón sin chocar con líneas verticales que se mueven hacia arriba y hacia abajo.


Incluso la actualización de armas requiere la solución de una especie de minijuego durante el cual debemos conectar tres chips del mismo tipo para aumentar el daño, la estabilidad y la velocidad.

Estas mecánicas no se aprovechan al máximo porque el diseño de niveles lineales no requiere que pensemos detenidamente en el siguiente movimiento y que miremos a nuestro alrededor con frecuencia, lo que debilita la búsqueda de otros accesos. En cuanto a la longevidad del título, tomará alrededor de 7 horas terminar la historia principal, llegando a un máximo de 10 con el secundario y poniendo la dificultad en Extrema.

 

No técnicamente inspirado

Técnicamente Terminator: Resistance no está muy inspirado, al contrario, la calidad del conjunto es apenas suficiente con personajes modelados más o menos, expresiones faciales que parecen de una generación atrás y Ajustes en general buenos pero siempre iguales. El diseño de los enemigos no nos llama especialmente la atención enfrentándonos siempre al mismo tipo de amenazas con pocas variaciones, incluidas arañas robóticas y torretas bípedas.

El sonido también tiene altibajos con buenos efectos de explosiones y armas, pero un doblaje en inglés que no nos hace levantarnos a aplaudir (los subtítulos en español están presentes).

En algunas fases más excitantes también hemos notado dioses caída en la velocidad de fotogramas no despreciable.

Comentario final

Terminator: Resistance no logra salvar la producción vinculada a James Cameron. De todos los títulos que han salido a lo largo de los años, este es probablemente uno de los mejores, pero no tardó mucho. El videojuego de Teyon no tiene picos ni desde el punto de vista narrativo ni lúdico. Si hablamos de estética entonces, difícilmente alcanzamos la suficiencia. No estamos ante un desastre total, porque hay algunas buenas mecánicas, pero realmente es muy poco.

Añade un comentario de Terminator: Resistencia | Revisión (PS4) | Es el día del juicio otra vez
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.