Castillo perdido - Recensione

Castillo perdido - Recensionerelación

El género Roguelike, en los últimos años, ha estado en el centro de un resurgimiento rotundo, que ha dado lugar a un número deslumbrante de títulos. Entre estos encontramos pequeñas perlas del juego, como The Binding of Isaac (quizás el precursor de este videojuego "fashion"), Spelunky, Enter the Gungeon y muchos otros, alternando con títulos de valor más mediocre. Dos aspectos parecen unir estos títulos, dando así una identidad muy específica al género en sí: azar y dificultad. Los roguelikes resultan ser juegos duros, sin florituras y, sobre todo, capaces de generar sesiones siempre diferentes entre sí, gracias a la generación procedimental de niveles y gracias a un número, normalmente elevado, de objetos activos y pasivos también. donaron al jugador al azar. Lost Castle es un roguelike con un escenario de fantasía; ¿Podríamos considerarlo una de las pequeñas perlas de este género tan incondicional y atípico?




Fantasía aleatoria

Lost Castle no pierde el tiempo e inmediatamente nos atrae al castillo de Harwood como un poderoso caballero. Un hechicero malvado ha convocado a una entidad demoníaca que ha corrompido toda la estructura. El jugador, gracias al prestigio del caballero que juega, se preparará entonces para ... morir. Inmediatamente. Y muy claramente. Pero las desgracias no terminan ahí: la criatura convocada por el hechicero absorberá el alma del héroe y la utilizará para empoderar a los guerreros y bestias corruptas del castillo. En resumen, Lost Castle es un juego honesto. Morirás, a menudo, y es correcto que lo sepas de inmediato. A partir de este tipo de preludio, realmente comienza el título. De hecho, encarnaremos a un nuevo héroe, elegido al azar entre diferentes personajes. Con él, tendremos que intentar avanzar en cinco áreas, para obtener fama, riqueza y, sobre todo, devolver la paz a este nefasto castillo. Con cada nueva reencarnación, nos encontraremos en una celda, compartida con otro superviviente, que también es aleatorio. Este "acompañante" nos dará varios elementos, que varían según la naturaleza del propio superviviente.


Esta es la única ayuda que te dará el título, todo lo demás tendrás que ganártelo, derrotando hordas de enemigos, listos para hacerte la piel en poco tiempo. La única forma de defenderse es aprovechar al máximo sus armas, todas ellas con ataques simples, de carrera, secundarios y especiales. La cantidad de armas es bastante grande, ya que pasamos desde grandes espadas clásicas hasta armas de largo alcance como lanzas, hasta armas de largo alcance como arcos y palos de mago. Cada arma tiene estadísticas que la hacen mejor o peor, lo que hace que el jugador la cambie con bastante frecuencia. Al igual que las armas, la cantidad de enemigos también es bastante grande. Nos enfrentaremos a oponentes humanoides, bestias pequeñas o enormes y abominaciones reales, fruto de la magia más oscura. Es casi inútil subrayar que el factor suerte es fundamental; encontrar buenas armas, o un superviviente inicial que regale un gran objeto, te hacen empezar una carrera de la mejor manera, sobre todo teniendo en cuenta que morir, en este título, es casi inevitable.


A pesar de esto, de una manera sabia e ingeniosa, los chicos de Hunter Studio agregan una especie de elemento de gestión a Lost Castle. Cada vez que muramos, podremos donar las almas que obtengamos al derrotar a los enemigos, con el fin de potenciar al próximo héroe que jugaremos. Estas almas donadas, que actúan como una segunda moneda del juego, te permiten actualizar los materiales disponibles al comienzo del juego, así como aumentar las estadísticas base (ataque, velocidad y probabilidad de golpe crítico) del próximo héroe que se enfrentará a la abominaciones del castillo. Esta mecánica consigue no simplificar demasiado el juego, con un truco sencillo: cada vez que compramos algo con alma, su precio aumentará exponencialmente. En fin, sea sabio, explote cada muerte con inteligencia. Además de este componente, puramente offline y para un jugador, existe la posibilidad de embarcarte en esta difícil aventura en compañía de un amigo, en cooperativo local o totalmente online (aunque la comunidad sea actualmente muy pequeña).


Esta apertura al juego cooperativo es perfecta, dando a todo el título un nuevo enfoque, que es casi mejor y más divertido que el clásico. Uno de los defectos de la jugabilidad de Lost Castle consiste de hecho en una repetitividad obvia (como típica del género), acentuada aún más por el grado de dificultad del título. Además, esta dificultad suele ser artificial; nos encontramos, de hecho, con demasiada frecuencia acorralados por un número simplemente insensato de enemigos, en detrimento de la dificultad clásica dada por los ataques impredecibles o muy rápidos propios del género. Además, el mecanismo de empoderamiento mediante el uso de almas es ciertamente muy ingenioso, pero no muy refinado. Avanzando con el título, los costos de los artículos simplemente serán demasiado altos y, por lo tanto, Lost Castle tiende a orientarse hacia la suerte sobre la habilidad. A pesar de ello, la duración reducida y variable (3-4 horas para los acostumbrados al género, incluso el doble para los principiantes) asegura que estos defectos no sean comprometedores.


Fantasía sin imaginación

Ciertamente, la trama no es el punto fuerte del título; es un pretexto y nada más, siguiendo los rasgos estilísticos clásicos del género y sin dar sacudidas y / o sorpresas. En mi opinión, esto no parece ser un gran disuasivo, ya que el género en sí (en su forma más pura, no en las diferentes variaciones que puede sufrir) no requiere la presencia de una trama efectiva, sino más a menudo una tradición de fondo ( aquí sin embargo casi ausente).


El diseño de los monstruos presenta buenas ideas que alteran a los sprites clásicos, así como los entornos y niveles en los que intentaremos (mal) sobrevivir. En resumen, todo está en un nivel bastante mediocre, ciertamente no insuficiente, pero sí aceptable. Lo que simplemente no funciona es el componente de audio. La banda sonora de todo el título es decididamente de escasa repercusión, tiene temas demasiado parecidos entre sí y prácticamente nunca logra acompañar dignamente la acción. En resumen, Lost Castle se juega simplemente por el juego. Poco más te atraerá, poco más te intrigará.



Añade un comentario de Castillo perdido - Recensione
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

×
Deja aqui tu email para recibir nuestra newsletter semanal, llena de ofertas y novedades de tu ciudad