Ciudadanos del espacio - Revisión

Quien soy
Alejandra Rangel
@alejandrarangel
Autor y referencias
relación

En 2015, Eden Industries dio a luz a un proyecto que no había logrado recaudar fondos en Kickstarter, pero que había ganado la confianza de Atlus. Citizens of Earth se presentó como un juego de rol a la antigua, marcado por la exploración, la molienda y el combate por turnos y aderezado con una generosa dosis de ironía, pero incapaz de superar la mediocridad en los juicios de la crítica internacional. Cuatro años después, la desarrolladora canadiense vuelve a explorar el género y enriquece la serie ampliando sus horizontes más allá de la Tierra, con los Ciudadanos del Espacio que nos estamos preparando para reseñar.




¿Alguien ha visto mi planeta?

El juego no se demora mucho antes de involucrarnos y presentarnos la historia. De hecho, tomamos el control del embajador de la tierra ante la Federación Galáctica, a quien, según la tradición de la serie, podemos darle un nombre libremente. Llegado a esta especie de ONU interplanetaria, nuestro pomposo protagonista hace sus primeros contactos: un asistente, una especie de navegante espacial, un robot. Pero los representantes de la Federación lo esperan en el consejo.

Después de una exploración rápida del entorno que nos rodea, opcional, ya que también podemos dirigirnos directamente hacia nuestro objetivo, incluso si hacerlo perdería mucho de lo que el título tiene para ofrecer, llegamos a la reunión, donde nos presentamos a un auditorio. .es todo menos amigable. En el clímax del discurso, mostramos una imagen de nuestro amado planeta solo para descubrir con horror que ha desaparecido. ¿Qué mejor misión para un neoembajador desbordante de ego que salvar a su amada Tierra? Aún mejor si hay un ejército de extraños ciudadanos espaciales listos para luchar en su lugar junto a él.


Un juego de rol por turnos

Quienes estén familiarizados con Citizens of Earth no necesitan saber que su secuela también pertenece al mismo género: un juego de rol tradicional basado en la exploración, el diálogo y el combate por turnos. Las dos primeras características se hacen evidentes desde los primeros minutos, cuando el asistente nos invita al consejo pero el juego nos deja libres para movernos donde y como queramos. La Federación Galáctica, y así todas las demás localizaciones que visitaremos, es grande, estructurada, casi laberíntica, llena de personajes secundarios, enemigos y objetos ocultos que nos hacen abandonar el camino directo hacia la meta para perdernos en las subtramas y en la investigación de materiales y dinero.


El combate se introduce un poco más tarde, tras el descubrimiento de la desaparición de la Tierra, y es uno de los mejores aspectos del juego. Estamos hablando de un sistema clásico por turnos, en el que los ciudadanos que hemos reclutado y que son aptos para las batallas se enfrentan a uno o más enemigos al mismo tiempo. En la fase de ataque podemos elegir entre distintas categorías y entre distintas acciones para cada una, tanto en el sentido ofensivo como en el sentido de protección o mejora de nuestra salud, en base a los puntos de energía prescindible que tengamos disponibles. En cualquier caso, completar la acción pasa por un minijuego, más parecido a un QTE para ser sincero, en el que presionas teclas en el momento adecuado para maximizar el efecto.


En la fase de defensa sufriremos la acción enemiga, pero podremos contrarrestar su alcance en términos de daño con otro QTE que consiste en pulsar una tecla emergente aleatoria con cronometraje: cuanto más precisos seamos, menos salud se perderán puntos. El protagonista también viene a nuestro rescate, que podemos utilizar para proporcionar a los ciudadanos alimentos u otros objetos de mejora, a menudo fundamentales, o para implementar movimientos políticos con el fin de facilitar el combate. No solo eso, sino que se pueden configurar otros ciudadanos que no se pueden usar en la batalla para ayudar y apoyar a nuestros "guerreros", lo que da una idea de la complejidad y variedad de situaciones que se pueden crear.

Tener éxito en una batalla determina la conquista de dinero, objetos y sobre todo puntos de experiencia, que te permiten subir de nivel a los ciudadanos y aumentar sus estadísticas. Solo actualizándolos, de hecho, podremos participar en las batallas más difíciles sin morir miserablemente. Por ello, al finalizar un combate es posible tanto salir, si no queremos perder el tiempo, como avanzar a una fase posterior en la que los enemigos aumentan, para tener la posibilidad de acumular más experiencia.


Un universo de cosas que hacer

Si la estructura básica del juego ahora está bastante definida, es posible que no estés preparado para la enorme cantidad de estímulos que ofrece Citizens of Space. Es difícil dar unos pasos sin toparse con un personaje secundario reclutable, que tendrá unas palabras que contarnos y una misión que confiarnos, o un objeto que examinar y recoger, o un enemigo al que enfrentar. Mantener una progresión lineal es prácticamente imposible y en todo caso requiere de la útil función que muestra la dirección en la que ir para encontrar el objetivo, también por las mil ramificaciones de los mapas.


En definitiva, el universo del juego es un enorme parque de atracciones en el que transcurre la trama principal, pero que ofrece horas y horas de contenido secundario. Este es un aspecto con doble interpretación; a algunos les puede gustar, a otros les puede resultar confuso y casi abrumador. Sin embargo, la libertad de enfoque permanece, por lo que todos pueden seguir sus propias inclinaciones.

Ironía llévame lejos

Otro rasgo distintivo de la serie es su ironía, que combina el juego de palabras, la caricatura y la sátira para obtener un resultado ligero, convincente y, a menudo, divertido. Las líneas de diálogo, dobladas en inglés y subtituladas en italiano, ofrecen ideas cómicas, chistes originales y dobles sentidos irresistibles, especialmente en el idioma original. En definitiva, el tiempo que pasamos con nuestro embajador es siempre agradable y volará, entre una misión y un encuentro loco, sin que nos demos cuenta.

Entre los otros aspectos a relatar están los talentos de los distintos ciudadanos reclutados, es decir, habilidades específicas para cada uno y para ser explotadas tanto en combate como en el resto del juego. Nuestro asistente, por ejemplo, se puede utilizar para ajustar la frecuencia con la que aparecen los enemigos en los mapas, mientras que un minero nos ayudará a despejar algunos caminos obstruidos y un robot traductor interpretará los documentos extraterrestres por nosotros.

Una batalla cada tres por dos

Volviendo en cambio a las críticas, es necesario reportar una gestión del mapa y del indicador objetivo que no es óptima, de tal manera que no siempre es intuitivo entender con precisión hacia dónde debemos ir y el riesgo de perdernos y perder un tiempo precioso. es alto. Tampoco parece funcionar bien la activación de una misión en lugar de otra desde el menú, que en general se organiza de una forma no demasiado clara y digerible.

Incluso las fases de batalla son demasiado frecuentes y rompen el juego de manera molesta; es posible reducirlos, como se informó, pero en ese momento correría el riesgo de encontrarse con personajes de bajo nivel en las peleas de jefes. Aumentar los puntos de experiencia obtenidos al derrotar a un enemigo, que a veces son insignificantes, habría simplificado el asunto. Finalmente, informamos algunas caídas de velocidad de fotogramas en diferentes momentos del juego, especialmente cuando se cambia a una nueva parte del mapa y al comienzo de algunos diálogos.

El lado estético de Citizens of Space es uno de los buques insignia. Los personajes y escenarios representados en estilo de dibujos animados son un cebo irresistible para los amantes del género y hacen que el juego sea siempre cautivador. Los colores brillantes y definidos, las líneas nítidas y las escenas claras conforman una imagen de la que nunca se cansa. Estamos indecisos con la música de fondo, porque los sonidos son pegadizos y casi adictivos, pero su repetición siempre está a un paso de volverse molestos.



Añade un comentario de Ciudadanos del espacio - Revisión
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.