Everhood | Revisión (PC)

Quien soy
Valery Aloyants
@valeryaloyants
Autor y referencias

El lanzamiento de Undertale ha cambiado ligeramente el mundo de los videojuegos, trayendo de vuelta un estilo gráfico y un estado de ánimo que anteriormente solo se había visto en muy pocas ocasiones. Los desarrolladores de videojuegos, evidentemente cansados ​​del triste giro que tomó la séptima generación de videojuegos, una vez que obtuvieron los medios de producción (que en este caso serían los motores) dijeron a no a grises, marrones, tiradores y balas.


¿Por qué no volver a la cresta de la ola? ¿viejos juegos de rol japoneses? Sin embargo, sin interponerse en el camino, las épicas aventuras de Dragon Quest o las grietas estilísticas de Fantasía Final. ¿Por qué no traer de vuelta ese tipo de juego de rol que se toma a sí mismo en serio pero no demasiado? ¿Por qué no llevar a los joypads esas sensaciones, esas emociones que solo un determinado tipo de videojuego podría transmitir?


Oh, bueno, lo tienes, hablemos de Terrestre.
Aquí, si Undertale en cierto sentido, tomó ese estado de ánimo y lo tradujo en 2016 al fusionarlo con una miríada de elementos diferentes, siempre (el juego del que hablamos hoy) parte de la onda larga creada por Undertale para un vuelo pindárico de clase alta.

Comencemos con algo como un Descargo de responsabilidad: no es nuestra intención decir que Everhood y Undertale son lo mismo, es nuestra intención decir que sin el producto de Toby Fox quizás hoy estaríamos hablando de un juego diferente.


Abramos el telón y luego comencemos a conversar al respecto.


¿Una receta de bislacca?

Qué es Everhood, en primer lugar.
Aquí, si lo ponemos en el plano gnoseológico siempre es una persona curiosa híbrido entre uno aventura y una ritmo juego que coquetea constantemente con muchas cosas.
Su estructura requiere la exploración top down propia de un RPG con un sistema de combate, o mejor dicho, un sistema de supervivencia que pide al jugador hacer exactamente lo contrario de lo que se suele hacer en los juegos de ritmo.

Las batallas, o concursos de baile si lo prefieres, pide al jugador que utilice al protagonista mago rojo para esquivar las balas que llegan a la pantalla, de lo contrario perderás puntos de vida. Estos, en vez de viajar libres como en un shoot em up o en los mencionados Undertale, se aprovechan en una cuadrícula de cinco bloques que trae a la mente cosas como Héroe de la guitarra o el viejo Bemani casa Konami.

Durante estos desafíos, el jugador podrá controlar el avatar del protagonista para esquivar los distintos golpes, ya sea moviéndose hacia los lados o saltando. El tablero de juego durante el transcurso de muchas batallas no será el mismo y cambiará volviéndose psicodélico o usando diferentes trucos, para una serie de sorpresas muy bienvenidas. La elección de la casa de software compuesta por el dúo Chris Nordgren & Jordi Roca para colocar un selector de dificultad en el menú de opciones, haciendo que la aventura sea verdaderamente apta para todos los paladares.


Dependiendo de la situación, el El juego básico puede sufrir variaciones de algún tipo.
Entre reveses de perspectiva, la capacidad de desviar ataques y otras mecánicas. siempre se las arregla para seguir siendo interesante durante su desarrollo: un resultado ciertamente encomiable para lo que podría haber parecido uno de los llamados ponis de un solo truco.


Surtido de bislaccherie.

El dúo de desarrolladores cambiará las cartas sobre la mesa con frecuencia, trayendo metajuegos, minijuegos, cambios de estilo y varios bislaccate durante las seis horas de duración de la aventura. Everhood, como también se menciona en la leyenda de Steam, es realmente muy similar a un viaje; uno de esos levemente lisérgicos que terminan dejando marcas permanentes en la corteza cerebral encima de eso.

Cuando no estás luchando, estás explorando y explorar en el juego significa navegar por estos páramos fuera del tiempo y el espacio.

La trama y la construcción del mundo de Everhood parecen, al menos a primera vista, bastante irregular. Definitivamente no ayuda que la configuración sea prácticamente una enorme paleta negra con algunos sprites para indicar los ajustes de forma estilizada (más o menos como sucedió en algunas secciones de Undertale) pero todos estamos de acuerdo en que estas elecciones apuntan hacia un elección estilística precisa. Esto, en todo caso, no salva la dimensión técnica del título que muestra claramente los límites de una producción de bajo presupuesto.


Después de treinta minutos de jugar siempre se abre como una flor hacia el jugador, guiñando un ojo al primero y mitológico Yume Nikki.
Il protagonista, acompañado de su fiel amigo azulado a quien no nombraremos para evitar spoilers, tendrá que explorar varios submundos de puerta en puerta, terminando en bosques de hongos, juegos de D&D (!!!) y parques infantiles muy locos.

Unas cuantas monedas más no habrían hecho daño...

Sigue siendo muy difícil hablar de un juego raro como Everhood. La aventura, como también especifican los desarrolladores, pisa mucho el acelerador para traer contenido decididamente inesperado. Esto hace que la narrativa no siempre sea fácil de seguir y, en comparación con los juegos inspiradores mencionados anteriormente, existe una mayor brecha entre el jugador y el protagonista.


Desde un punto de vista puramente técnico nos encontramos ante un videojuego funcional, a pesar de la deficiencias Si bien las batallas son muy a menudo realmente pirotécnico, con uso extensivo de efectos especiales querer llamarlos así para variar un poco. Lo que es pecar es en cambio la exploración del mundo, muchas veces no a la altura de la otra característica.

Como ya se mencionó anteriormente, la configuración esbozada y el peculiaridad en general ayudan mucho a la sensación de juego atemporal pero no permiten que el jugador empate demasiado con lo que se juega; respiras los olores que impregnaban Yume Nikki a veces, pero la magia a menudo termina ahí.

Una serie de párrafos separados tenemos que tomarlos para hablar en lugar de sector musical. La música en Everhood es muy importante, ya que es el motor de la mecánica de juego preponderante. Nos gusta pensar en Everhood como el más divertido de todos los visualizadores que han aparecido en el mundo de la informática, con interactividad y una narrativa de fondo. La banda sonora de Everhood no alcanza los picos absolutos de cosas muy famosas, a menudo debido a melodías no siempre perfectas pero juramos por la calidad del ritmo.

siempre nunca escatimes petardo, ya sean electrónicas o eléctricas: del metal al funky, pasando por la música electrónica y chiptune.
Las batallas de Everhood siempre están equipados con música en punto y muy a menudo incluso los jingles acaban silbándose. Falta es un fil pícaro estilístico entre las piezas, a veces distantes entre sí por el estado de ánimo y carentes de esos ganchos fotónicos que hicieron de Toby Fox (bueno, lo dijimos) lo que es.

Everhood es una experiencia que definitivamente te recomendamos hacer. El título es un bizarro crisol de experiencias radicalmente distintas que, sin embargo, encuentran un casillero en el experimento. A pesar de algunos problemas de solidez narrativa y no narrativa, entre personajes un poco meh y un aspecto técnico en el que se podría insistir más, el producto final es absolutamente digno de ser probado y apreciado por aquellos que están cansados ​​de los videojuegos habituales y están buscando algo visualmente poderoso y genuinamente divertido.
Un poco Undertale, un poco Guitar Hero (pero al contrario), lisérgico por momentos como tempestad 2000, Everhood es una sorpresa para paladares fuertes.

Añade un comentario de Everhood | Revisión (PC)
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.