Urban Reign: el reino de los golpes

Quien soy
Aina Prat
@ainaprat
Autor y referencias

Que Namco sea serio en el desarrollo de juegos de lucha ciertamente no lo descubrimos hoy. La compañía japonesa ha creado series históricas como Tekken e Soul Calibur, para luego fusionarse en 1998 con la empresa de juguetes Bandai y ampliar sus horizontes en el mundo de los beat 'em up. En 2006, exclusivamente en Playstation 2, salida Reinado Urbano, uno de los juegos de lucha - no nos olvidemos Los guerreros e Mano de dios - Haber monopolizado nuestras tardes extraescolares. Palizas sin parar, bandas rivales, criminales sin escrúpulos, muchos estilos de lucha en un título inolvidable.



Si te perdiste los artículos anteriores dedicados al retrogaming, puedes encontrarlos fácilmente en este enlace. ¡Encontrarás Final Fantasy, Resident Evil, Silent Hill y muchos otros artículos recopilados solo para ti!

Urban Reign: Los puños vuelan en la ciudad

Urban Reign presentaba un modo historia y un modo arcade clásico que presentaba batallas 1vs1 o multijugador para hasta cuatro jugadores (usando multitoque). El corazón palpitante de Urban Reign era obviamente el modo historia, compuesto por 100 misiones. El protagonista de la historia es brad halcón, un matón profesional que es contratado por Shun Ying Lee, jefe de una poderosa organización que controla Chinatown.

Los hechos se desarrollan en torno a las luchas internas que tienen lugar entre las distintas bandas de la ciudad. Las cosas se complican cuando un miembro de la banda Zap es secuestrado y se culpa a Shun Ying Lee. Si eso no es suficiente, el alcalde, steve borde, para contrarrestar el aumento de la violencia, emite un decreto que pone en práctica la ciudad en cuarentena, cerrando los barrios con rejas de hierro.



Nuestro poderoso Brad Hawk tendrá que abrirse paso entre las bandas criminales de la ciudad para absolver a Shun de los cargos de secuestro.

¡Ponte debajo!

Urban Reign era un corriendo juego de lucha ambientado en niveles totalmente tridimensionales y altamente destructibles. Las locaciones ofrecían una altísima variedad y posibilidad de acercamiento: barrios de mala reputación donde solo rige la ley del más fuerte, callejones angostos, gimnasios, dojos, fábricas abandonadas, viejos almacenes, restaurantes, todo lugar es apto para manos punteras.

La jugabilidad, en su conjunto, no era tan polifacética y diversificada, pero todo resultaba divertido y nunca monótono gracias a misiones nunca demasiado largas, a localizaciones, como hemos dicho, siempre diferentes y a un gran número de bandas rivales que podían presumir de sus propios uniformes, signos distintivos y estilos de lucha únicos. Es este último componente el que ha convertido a Urban Reign en una auténtica tierra de juguetes para los amantes del género de los juegos de lucha.

Por otro lado, en un título como este queremos ver volar los golpes y si pueden presumir de diferentes animaciones y formas mejor aún. En Urban Reign, Brad Hawk, y nosotros junto con él, enfrentamos desafíos constantes por la cantidad de oponentes en la pantalla y por tener que adaptarnos a estilos de combate en constante cambio de una misión a otra. Pensar en llevar a cabo una misión con la cabeza hacia abajo como en cualquier hack 'n' slash llevó a un final prematuro del juego.

En algunos casos, lidiamos con matones que no sabían ir más allá de los punks canónicos, pero después de algunas misiones comprendimos que esta ciudad era realmente el reino de los golpes. Kárate, Judo e Taekwondo ni siquiera estaban en la lista, pero un poco de lata y algunos que cayeron al suelo fueron suficientes para tomar contramedidas. Contra hábiles contendientes en el Muay Thai los problemas ya comenzaban, por no hablar de la Capoeira que ya en la epoca de Tekken estaba cobrando victimas - cierto, eddie gordo?



Las bandas más poderosas y organizadas tenían una jerarquía muy específica que culminaba en el jefe de nivel. por ejemplo, el Forajidos, un grupo formado por ex convictos, estaban liderados por napalm99 quien, como su nombre indica, tenía armas explosivas; o podemos recordar Miguel, jefe de la Los forasteros, clan latinoamericano muy peligroso. No solo nuestras extremidades podrían enfurecer a los desafortunados en servicio. También era posible utilizar armas que se obtenían del escenario o de los cuerpos aturdidos de nuestros oponentes.

Además de los botones para atacar, también estaba el botón para agarrar y el de esquivar. Este último es fundamental contra enemigos muy rápidos, maestros de las artes marciales más técnicas. Las bondades del sistema de combate eran básicamente dos: la primera estaba representada del ataque en parejas. En algunas misiones, de hecho, nos acompañaba un aliado con el que podíamos crear espectaculares y dinámicos combos. Básicamente, uno podía contener al enemigo, mientras que el otro caía con fuerza, pero las combinaciones posibles eran variadas.


La segunda peculiaridad del sistema de combate nos permitía (pero también era válido para la IA) elegir una parte del cuerpo muy concreta a la que golpear. El hud del juego se enriqueció con un silueta humana dividida en tres áreas: cabeza, torso, piernas. Si golpeas una de estas áreas repetidamente, se vuelve roja hasta que el oponente queda aturdido o no puede usar sus piernas o brazos porque ahora están rotos o aturdidos.


Concluimos este amarcord de Urban Reign recordando una sorpresa insertada por Namco dentro del juego. La lista, de hecho, también contó con dos invitados de honor: directamente de Tekken, Paul Phoenix e Marshall Law. Un homenaje a ellos mismos que en su momento nos hizo muy felices. Urban Reign tenía una personalidad fuerte y, aunque a primera vista pudiera parecer poco intenso, tras unas horas de entrenamiento reveló sus innegables cualidades, especialmente jugado en compañía de amigos. Incluso en un solo jugador, sin embargo, causó una mala impresión gracias a una jugabilidad con un nivel de desafío que no era frustrante pero que nos pedía que mejoráramos misión a misión.

Añade un comentario de Urban Reign: el reino de los golpes
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.