YouTube y los juegos: ¿el streaming es malo para los juegos?

Quien soy
Aina Prat
@ainaprat
Autor y referencias

Fundada en 2005 y protagonista en primera persona de la "revolución social" de la web, durante sus quince años de vida YouTube fue, entre otras cosas, también promotor de la difusión del videojuego y su cultura.

En una red social donde solo la cuidada creación de contenido original podría sacar a relucir plenamente, La transmisión de juegos y la apertura de vlogs centrados en la crítica ha sido una gran oportunidad para muchos creadores.Tanto es así que YouTube se ha convertido en la actualidad en una de las comunidades gamers más importantes, no exenta de polémicas y conflictos con el mundo del juego "tradicional".



Una situación que, a la luz de algunos episodios recientes, no muestra signos de cambiar.

Caso del día: "¡YouTube tiene que pagar a los desarrolladores y editores!"

Todo comienza con un tweet de Alex Hutchinson, director creativo de Typhoon Studios (Viaje al planeta salvaje), de diciembre de 2019 adquirida por Google Stadia, en la que el desarrollador lanzaba una verdadera granada de mano con una provocativa pregunta e inmediatamente atacada por periodistas e influencers:

En la práctica: dados los miles de millones de dólares generados por YouTubers especializados en videojuegos, YouTube mismo debería pagar a los desarrolladores y editores de los juegos transmitidos en nombre de la buena fortuna de este tipo de "espectáculo".. Las reacciones no se hicieron esperar, con respuestas de figuras clave del periodismo de videojuegos como la influencer Jason Schreier de Bloomberg, todo negativo respecto a la idea promovida por Hutchinson.


Alex Hutchinson

Lo que quizás comenzó -quizás- como una especie de exabrupto ha generado una verdadera ola de indignación por parte de varios comentaristas que ven la afirmación de Hutchinson como una especie de insulto, si no un disparate único, y el ruido ha crecido tanto que llega incluso a oídos de Google, dueño de Stadia, Typhoon Studio y hasta YouTube, o más bien los protagonistas de la historia.


Y la respuesta al desarrollador fue tan seca que sonó alarmado. En un comunicado emitido a 9to5GoogleEn su sitio cercano a Google, un representante del gigante comentó que "Los tuits recientes de Alex Hutchinson, director creativo de Montreal Studio of Stadia Games and Entertainment, no reflejan los de Stadia, YouTube o Google".

Aparentemente, a alguien no le gustó.

Un nuevo escenario

El punto de vista de Hutchinson es, si miramos de cerca, para nada trivial, además de poder hacer una serie de preguntas secundarias.

Más allá de la provocación, más allá de las reacciones de Google o de los comentaristas, la pregunta que se toca es sencilla: en realidad, en la actualidad, muchos YouTubers están usando y probablemente usarán videojuegos como material para construir "web-series" reales. hecho simplemente por transmisión o grabación y transmisión de sus apuestas en un momento posterior. Una situación que, de hecho, podría llevar a varios youtubers a monetizar con videos construidos a partir del trabajo de programadores, músicos, guionistas y otros creativos que inculcan su talento en la creación de éxitos de taquilla de videojuegos.


Viaje al planeta salvaje

Ahora bien, habría una primera y evidente nota que hacerle a Hutchinson, y es que como otras redes sociales y más que otras YouTube se basa en una lógica muy particular de difusión y uso de la propiedad intelectual, estructurada sobre la construcción de asistencias promocionales cruzadas entre las distintas marcas de las que nacen campañas de promoción reales. Es más, estos bien pueden surgir de la voluntad espontánea de un creativo de hacer contenido a través de un run to a game, pero por otro lado hay muchos casos de colaboraciones exitosas entre editores y youtubers que acuerdan y planifican una campaña social real que consiste en una transmisión.


En un nivel más profundo, sin embargo, sin embargo, surgen un par de problemas teóricos, y ambos están relacionados con la concepción de YouTuber videojuego.

Si lo pensamos bien, el fenómeno del streaming de videojuegos es algo que nunca se había visto en la historia del medio, y de hecho también en la historia de otros medios. No sólo porque, como decíamos, es un creativo que monetiza discretamente con las creaciones de otros (noción que hay que tomar con pinzas, claro), sino sobre todo porque por primera vez desde su aparición, el videojuego ha perdido su característica fundamental -la interactividad- para convertirse en un objeto de espectáculo pasivo.

Y aquí, quizás, llegamos al meollo del asunto.


¿De jugadores a espectadores?

Déjame ser claro: todos los jugadores, incluso aquellos que tienen la suerte de jugar dos o tres títulos al mes (hablamos de juegos largos) van a YouTube todos los días, siguen a influencers para escuchar su opinión, indagan en la red en busca de gameplay inalcanzable y obviamente echan un vistazo al tutorial del juego del momento. 

Cualquiera lo hace, yo mismo me pierdo por lo menos una o dos horas a la semana (en total, ojo) una échale un vistazo a tal o cual serie, aunque solo sea para revivir un buen juego recién terminado.

La impresión, sin embargo, es que entre los muchos cambios del videojuego su difusión a través de YouTube ha hecho que muchos aficionados pasen del papel de jugadores al de espectadores. Y esto, como decía más arriba, es normal y también interesante, incluso en teoría aumenta la cultura del videojuego de los jugadores permitiéndoles tener conocimientos de juegos que no tocarían en primera persona ni con un dedo (un ejemplo: yo con un alma).


Sin embargo, si ponemos esta práctica en una perspectiva casi masiva, con miles de canales pequeños/medianos en funcionamiento para emerger y generar seguidores al reproducir la creación de otra persona, además, logrando monetizar, nos damos cuenta de cómo sí, tal vez las palabras de Hutchinson pueden parecer quejas de una persona involucrada en primera persona que ve su trabajo a veces dañado por personas que asisten a los juegos de los demás y que no compran el producto, pero hay cierta distorsión del "juego" como medio.

Para establecer su importancia, YouTube ha titulado una sección completa del mismo al videojuego.

Por lo tanto, YouTube ciertamente no ha "arruinado el videojuego". llevarlo a una dimensión pasiva (decir que al menos sería estúpido), y tal vez decir que ya nadie juega juegos para verlos porque son vagos (gran cliché) es quizás demasiado. 

Pero lo que parece es que junto a la del juego jugado, también se ha creado la subindustria del juego visto, completo con "artistas" (los YouTubers) y canales de distribución dedicados (el mismo YouTube).

Y la pregunta sigue siendo: ¿los desarrolladores y editores irán a esta fiesta o se quedarán fuera para verla? 

Añade un comentario de YouTube y los juegos: ¿el streaming es malo para los juegos?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.